lunes, 24 de abril de 2017

A la tercera fue la vencida

Esperanza Aguirre ha dimitido hoy por tercera vez, en lo que parece el fin de su paso por la política. Y dimite rodeada de corruptos, corruptores y corrupción. 

Dice Aguirre que se siente engañada y avergonzada. En todo caso será un autoengaño porque cuando la mierda de la corrupción es tanta en el PP madrileño, solo cabe una conclusión, Esperanza se vacunó contra la corrupción en el momento de entrar en política. Y de avergonzada otro tanto, porque han sido tantas y tantas las advertencias que se dieron sobre lo que estaba ocurriendo en su entorno, de toda la podredumbre que durante el tiempo en que estuvo al frente del PP madrileño ha  habido en su partido, que la vergüenza torera con la que se ha echado al hombro la corrupción la descalifica para sentirse avergonzada.  

En ninguna ocasión la lideresa de la corrupción ha querido abrir investigación alguna cuando iban callendo por corruptos uno a uno todos aquellos en que había depositado su confianza. Ni siquiera cuando apuntaban a sus máximos apoyo Granados y ahora Ignacio Gonzalez, simplemente se limitaba a decir que le aseguraron que todo era falso. ¿Acaso esperaba otra respuesta de unos delincuentes? o quizás era tan conocedora de sus entramados como ellos y por eso le interesaba echar balones fuera y culpar  al mensajero. 

Dice que dimite por no haber hecho lo suficiente en favor de la vigilancia, pero no es así. Dimite porque es consciente de que ha estado consintiendo la corrupción generalizada de su partido mientras ella era responsable. Y la situación se había vuelto ya insostenible. Alega que ella no era la tesorera y que desconocía los temas de financiación de su partido y la financiación de las campañas electorales. De nuevo otra mentira. Cualquiera que haya sido participe de órganos de dirección política sabe que eso no es así. Que los responsables de las financias partidistas no actúan de motu propio, sino de manera colegiada con la dirección del partido y el conocimiento del máximo responsable político. Por tanto Aguirre es como mínimo responsable política de la corrupción de su partido. 

El juez Velasco acusa a González de haber financiado ilegalmente al PP madrileño a través del Canal de Isabel II y de OHL para pagar las deudas del partido y las campañas electorales. ¿Era Aguirre tan tonta para no saber que un día tenia deudas millonarias y que al día  siguiente esas deudas habían desaparecido? Si no se lo cuestionó es porque ella también estaba comprometida con la financiación ilegal del PP. Aguirre ganó eleciones dopada, porque se gastaba mucho mas, de manera ilegal, en las campañas electorales que lo permitido por la ley. Jugaba con ventaja frente al resto de lo partidos políticos. Y que nadie se le olvide que llegó al poder de la Comunidad de Madrid como consecuencia de una trama corrupta que nunca se investigó lo suficiente. 

Aguirre se va y de momento lo hace de rositas. Mas adelante ya veremos.  Ella es la responsable moral y política de toda la corrupción de la que ha participado y participa el PP madrileño. Imagino que será cuestión de tiempo el encontrar pruebas que la incriminen como responsable penal de esa trama corrupta, que es el PP. Y ya está bien que se vaya, la política madrileña lo agradecerá. Ella que presumía de que la política no es una profesión, ha dejado un listón de profesionalidad muy alto. Casi 40 años viviendo de política, menos de los que muchos trabajadores dedican a su vida profesional. Todo un ejemplo.

El PP, el de Madrid y el de Rajoy, no tiene solución. Son una trama corrupta de principio a fin y la única forma posible de que se pueda regenerar el PP y la política es mandándolos al ostracismo político, echarlos fuera de las instituciones. Hoy el culpable de que eso no suceda la tiene únicamente Ciudadanos, el partido de Albert Rivera.  Begoña Villacís, portavoz de C's en el Ayuntamiento de Madrid decía que la operación Lezo "no es el caso Aguirre" sino que se trata de la corrupción del Partido Popular. Pero a pesar de ello se niegan a echar al PP de las instituciones porque dicen que el pacto funciona bien. Eso es incoherencia. 

Con la dimisión de Aguirre se cierra un ciclo político en el PP, pero no se cierra la historia de la corrupción del PP. Esa historia continuará, porque corrupción y PP de dos conceptos sinónimos.

Salud, República y Socialismo.

jueves, 20 de abril de 2017

No es una trama, es una organización criminal

Solo puede calificarse de bochornoso el espectáculo que está dando el Partido Popular. Una organización política que según los jueces y fiscales es una organización criminal y que con los últimos acontecimientos queda más que evidenciado.

Pero no es solo que el Partido Popular se corrompa, sino que trata además de corromper a la justicia. Que la junta de fiscales anticorrupción haya tenido que torcer el brazo al Fiscal Anticorrupción para hacerle rectificar su rechazo realizar determinados registros a dependencia de Ignacio Gonzalez, es un hecho gravísimo, que en cualquier democracia habría motivado la dimisión o el cese del Fiscal Anticorrupción. 


Pero que se puede esperar cuando el Partido Popular sustituye y nombra fiscales en  función de su afinidad política. El Fiscal Anticorrupción, Manuel Moix, del que el propio Gonzalez decía que era un fiscal apropiado porque era próximo al PP, ha evidenciado su proximidad al intentar entorpecer la investigación policial contra Ignacio Gonzalez, sobre el pesan todos los delitos posibles sobre corrupción. El propio Fiscal General del Estado parece que estaba también de acuerdo con el fiscal anticorrupción para que no se realizaran esos registros. ¿Que temían que se pudiera encontrar en los mismos?


Madrid no era un lugar donde saltaban un par de ranas como decía Esperanza Aguirre, sino un inmenso lodazal donde retozaban cientos de ranas y sapos corruptos sin que Aguirre se diera cuenta de ello. Hoy la lideresa tiene a su mano derecha y la izquierda, una en la cárcel y otra camino de ella. En lugar de reconocer sus errores y su responsabilidad en la trama de corrupción madrileña, nos ha montado el número lagrimero, diciendo que "lo de Ignacio seria muy lamentable si fuera cierto". 


Pero ella no se enteraba de nada. Si ha sucedido algo habrá sido después de dejar ella la Presidencia de la Comunidad. Ya no se acuerda de cuando desde la prensa se acusaba a Gonzalez de muchos trapos sucios y ella no solo lo negaba y defendía, sino que además no se molestó en investigar. A lo mejor no tenia nada que investigar porque ya lo tenia todo claro. Es impresionante la cara dura que puede llegar a tener esta mujer rodeada por todos lados de corrupción y corruptos y ella sin enterarse. No es creíble. Si se enteraba debe de irse por consentidora y si no, también, por inútil. El aguirrismo se acabó, porque o se va o la terminaran echando. 


A nivel nacional es más de lo mismo por mucho que los dirigentes peperos se rasguen las vestiduras y aireen de nuevo la teoría de la conspiración judeo masónica. Poniendo en duda la actuación de los jueces de la Gürtel. Porque si llaman a declarar como testigo a Rajoy, no es porque se hayan dejado coaccionar por los abogados de una organización "pro PSOE", sino porque la situación procesal ha cambiado. No valen los argumentos de si contradice la propia doctrina de la Audiencia Nacional, o que ni la Fiscalía ni la Abogacía estaban a favor de que fuera llamado a declarar, bla, bla bla. Lo que no tienen en cuenta es que después de octubre de 2016 el cabecilla de la trama Gürtel acusaba al PP de haber recibido mordidas a cambio de contratos, al igual que otros acusados de la trama Gürtel. Con la cual la situación ya no es la misma. 


Todo en el PP es una anomalía democratica, empezando por tener un presidente que es el primer presidente de gobierno en ejercicio que es llamado a declarar como testigo en un caso de corrupción.  Un partido que no tiene casos aislados de corrupción sino que tiene organizaciones enteras que están en los tribunales o la cárcel acusados de corrupción. Que no se pueden limitar a decir que ya no son del partido para eludir sus responsabilidades políticas o sacar la coletilla de "ese señor del que Vd. me habla", porque cuando cometían esas fechorías eran dirigentes importantes del PP. Porque ya hasta los propios fiscales acusan al PP de delitos de financiación ilegal. Y porque en cualquier país mínimamente democrático la situación del PP y sus máximos dirigentes sería insoportable y ya habrían dimitido de sus responsabilidades políticas e institucionales. 


Pero para que esto ocurra tienen que cambiar la actitud de los votantes del PP hacia la corrupción política. Mientras sigan siendo condescendientes con los delitos y desmanes cometidos por sus dirigentes, no cambiará la situación. Mientras no se les expulse de la política no habrá cambio de actitud en el Partido Popular. Mientras el resto de los partidos no hagen frente común contra la corrupción generalizada del PP y se les margine de las instituciones no habrá regeneración politica posible. No vale con medias tintas de hacer dimitir un diputado o un presidente de Comunidad Autónoma. Es necesario ir contra un modo generalizado de hacer politica, donde todo vale para poder llegar al poder y todo vale para enriquecerse de la politica y no para servir a los intereses de los ciudadanos. 

Mientras esto no ocurra seguirá el goteo permanente de casos de corrupción del PP y sus dirigentes seguirán hablando de lo mucho que luchan para combatir la corrupción y de los casos aislados que ellos les afectan. Al final, como dicen los fiscales, la organización criminal que es el Partido Popular se comerá cualquier posibilidad de regenerar la politica. 

Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails