jueves, 29 de septiembre de 2016

Saturno Diaz devora a su hijo Sánchez

La grave crisis que hoy padece el PSOE no viene de ahora, se inicia en el momento en que una parte del los barones socialistas ponen a un tapado para que haga la política que ellos decidan. 

Hace dos años una parte de los barones del PSOE a cuyo frente parecía estar Susana Diaz consideraron que era peligroso permitir que Eduardo Madina accediera a la secretaria General del PSOE. Para impedir que Madina consiguiera su objetivo se buscaron a un tapado, Pedro Sánchez, y consiguieron descabalgarle. Aunque Pedro Sánchez entró como elefante en cacharrería disolviendo federaciones  que no eran de su agrado, como la de Madrid, llegó un momento en que quiso volar solo y ese fue su pecado. 

Tras la elecciones del 20D se tuvo que tragar la imposición de los mismos barones que le habían encumbrado para no pactar con Podemos un gobierno de progreso. Entonces si cuadraban lo números para hacer posible ese gobierno. Pero Pedro Sánchez se tuvo que tragar el sapo de negociar con Ciudadanos un acuerdo que era un trágala para Podemos. PSOE y C's pretendieron hacer con Podemos lo mismo que recientemente PP y C's pretendieron hacer con el PSOE que se tragaran un acuerdo sin comerlo ni beberlo. Se perdió una gran oportunidad por la intransigencia de unos y la soberbia de otros. 

Lo irónico del caso es que esos mismos que le pusieron la linea roja de no negociar con Podemos a Pedro Sánchez son los que accedieron al gobierno de sus comunidades gracias a los votos y acuerdos con Podemos, Asturias, Extremadura, Castilla la Mancha, Valencia. Parece que en la política socialista lo que vale para los barones autonómicos no vale para su Secretario General.

Yo no se si Pedro Sánchez se comprometió con Felipe González a permitir, mediante la abstención en segunda vuelta, el gobierno del Partido Popular y Mariano Rajoy. En todo caso las decisiones políticas son cambiantes en virtud a la evolución de las cosas. Por otro lado parece que el último Comité Federal del PSOE ningún barón o baronesa se atrevió a proponer la abstención en segunda vuelta para permitir la investidura  de Mariano Rajoy. De ese Comité Federal salió el "NO es NO" en que se ha atrincherado Pedro Sánchez. Y creo que lleva razón porque no se puede permitir que vuelva a gobernar un partido corrupto y responsable de la miseria de millones de españoles. De lo contrario se sería cómplice de la corrupción y del austericidio practicado por el PP y Mariano Rajoy.  Si Mariano Rajoy quiere seguir desgobernando este país que lo haga con la complicidad de la derecha con su corrupción y su austericidio.

Esa posición de Pedro Sánchez es lo que ha colmado el vaso de la paciencia de quienes le encumbraron a la Secretaria General del PSOE. Son ellos los responsables, junto con los errores de Pedro Sánchez, de la situación de ruptura fratricida en que se encuentra hoy el PSOE. Eso no puede ser alegría para ningún demócrata. Porque sea cual sea la salida que se le de a este conflicto el daño ya está hecho y las repercusiones electorales y sociales van a ser tremendamente negativas para el PSOE y la izquierda de este país. Lo que pierda el PSOE no lo va a ganar la izquierda, seguramente se irá a la abstención y con ello el PP y la derecha se pondrán la botas electoralmente. 

Pedro Sánchez no ha sido un hábil político. El se dejó seducir por la Secretaria General que le pusieron en bandeja y los que le pusieron pretendieron marcarle el camino, pero de una manera hipócrita, obligándole hacer lo que ellos querían, pero no permitiendo hacer lo que ellos hacían. Al final Saturno Diaz devora a su hijo Sánchez. El problema es que esta tragedia no va a tocar de lleno a todos. La primera consecuencia es que el PP y Mariano Rajoy lo van a tener mas fácil para seguir puteándonos.

Salud, República y Socialismo.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Esa señora de la que Vd. me habla

¿Cuanto tardará Mariano Rajoy en cambiar su "Rita eres la mejor" por "esa señora de la que Vd. me habla"? Pues parece que no ha tardado mucho aunque hoy haya utilizado la formula de "la persona por la que usted se interesa".

Mariano Rajoy parece que no tiene muy buena mano para elegir a sus más cercanos y "fieles colaboradores". A lo mejor es mala suerte pero casi todos a los que ha protegido terminan sentados en el banquillo de los acusados. Desde querer un gobierno como el de Jaume Matas, ser un ciudadano y un político ejemplar como Carlos Fabra, estar detrás, delante o al lado de Francisco Camps, le daba igual, el "se fuerte Luis, hacemos lo que podemos" sobre Luis Barcenas o el Rita eres la mejor. Todos ellos o han pasado por la cárcel, están imputados o pueden serlo en un futuro próximo. 

El problema, para Rajoy y el Partido Popular, no es que algunos de sus dirigentes les hayan salido rana. NO, el problema es que el Partido Popular se ha convertido en una gran batracio que nada en una charca convertida en un lodazal. Cuanto más vehemente es Rajoy en apoyar a uno de sus dirigentes sospechosos de corrupcion antes acaba siendo imputado y condenado. Luego ya es tan solo "esa persona de la que usted me habla". Como si la responsabilidad política de un partido o de su máximo dirigente se acaba por el hecho de que este se de de baja de él.

A pesar de la fuerte división que existe en el PP, Rajoy sigue con el  mismo razonamiento de siempre: “Ha abandonado el PP. Nosotros le pedimos que renunciara a la militancia y ella lo ha hecho. El presidente del Partido Popular ya no tiene ninguna autoridad sobre ella”. Falso. El PP no tendrá autoridad sobre Rita Barberá, pero si tiene una enorme responsabilidad política y autoridad moral. Porque Rita Barberá no ha sido elegida por sufragio universal, ella no se ha presentado y elegido senadora en elección democrática alguna. Ella simplemente ha sido designada por el Partido Popular por la representación que le corresponde por la Cortes Valencianas. Ese escaño en el Senado no es de Rita Barberá, es del Partido Popular y por tanto al Partido Popular y a Mariano Rajoy les corresponde exigirle su devolución. De lo contrario serán cómplices de los posibles delitos de los que sea acusada Rita Barberá y de seguir manteniéndole un afloramiento que no le corresponde.

Porque el problema no se acaba con la salida del Rita Barberá del PP,  porque los delitos de los que se le acusa fueron cometido cuando era dirigentes del PP y Alcaldesa de Valencia, no cuando no pertenecía al Partido Popular. Es cierto que legalmente no se le puede forzar su dimisión como senadora, pero al menos quedaría evidente la voluntad política del partido Popular y Mariano Rajoy de echar a una presunta corrupta de una institución democrática. El problema es el miedo que Rajoy y el PP tienen a que Rita Barberá se enfade y tire de la manta como ya están empezando a hacer algunos de sus cercanos imputados y delincuentes confesos y condenados.

Lo que de momento queda es la confirmación de que el Partido Popular es una organización criminal corrupta tal como afirman algunos jueces de este país. Y que oficialmente la vieja guardia popular justifica no pedir el acta de Rita Barberá al igual que algún indecente exdirigente socialista.

Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails